Como aplicar Serum Facial

La piel se mantiene firme gracias al colágeno, que va desapareciendo con el paso de los años. Normalmente a partir de los 30 años empezamos a notar que la piel pierde vida y luz.

No sólo tiene que ver con la edad, pero normalmente al llegar a los 30 aparecen las primeras señales de envejecimiento y las primeras arruguitas. También tiene que ver con el tipo de piel y con el estilo de vida porque las pieles más expuestas al sol y menos hidratadas muestran estas señales antes que otras pieles. Ese el momento de empezar a usar un “refuerzo” que ayude a mantener nuestra piel tersa y suave. Además de los antiedad y antiarrugas, hay algunos Sérums que ayudan a mejorar las manchas en la piel.

Cuándo aplicar el Sérum

Lo ideal es usar el sérum dos veces al día:

  1. La primera vez por la mañana con la piel limpia al salir de la ducha y antes de la crema hidratante y el maquillaje. Extender suavemente y con la yema de los dedos una pequeña cantidad con la piel seca y limpia, que se absorberá inmediatamente puesto que no tiene grasa en su composición.
  2. La segunda por la noche, después de retirar el maquillaje o los restos de contaminación ambiental que han quedado adheridos a la piel a lo largo del día. Es bueno usar agua micelar para limpiar suavemente la piel, luego aplicar el sérum y por último la crema reparadora que uses por la noche.

El Sérum también indicado para pieles jóvenes

Se recomienda aplicar sérum en pieles mas jóvenes para evitar la sequedad, manchas rojeces, y para retrasar los efectos del paso del tiempo.

Antes de los 25 años, la piel no requiere cuidados especiales. Para que se vea genial, basta con limpiarla bien. Sin embargo las chicas más jóvenes pueden necesitar sérum en caso de tener problemas de piel. El uso de suero antiinflamatorio ayudará a reducir la cantidad y el tamaño de los granos, evitará la aparición de nuevos focos de inflamación y eliminará el enrojecimiento. El sérum aliviará la piel sensible propensa a la irritación. Los sueros antiinflamatorios contienen extractos de plantas medicinales, propóleos, ácido hialurónico, zinc y magnesio.

Para las chicas jóvenes y adolescentes que sufren de comedones y acné, les será útil un suero antiinflamatorio con ácido azelaico. Esta sustancia inhibe el crecimiento de bacterias que causan reacciones inflamatorias y la aparición de acné. El suero antiinflamatorio exfolia suavemente la capa superior de la epidermis, alisa su superficie y blanquea. En invierno, podría resecar un poquito la piel.

El suero es un producto diseñado principalmente para combatir los cambios relacionados con la edad. Por lo tanto, en menores de 30 años, no se recomienda aplicar suero durante mucho tiempo. Es mejor limitarse a unas pocas dosis y si el problema no se resuelve después de varias aplicaciones de suero, será mejor consultar a un dermatólogo sobre la conveniencia de su uso a largo plazo.

Hidratar la piel después de los 30

Después de alcanzar la edad de 30 ó 35 años, la piel necesita hidratación regular y más cuidados. Los elixires hidratantes mejoran la función barrera de la epidermis y saturan sus tejidos con humedad. El sérum es especialmente necesario para mujeres con piel seca y sensible porque aportan suficiente humedad y restauran la capacidad de la piel para mantenerse aterciopelada y tersa.

  • Hasta los 35 años, es mejor usar fórmulas humectantes ligeras.
  • Después de 35-40 años, debe comprar un producto hidratante con glicerina, aminoácidos, ácidos láctico y hialurónico. La glicerina hidrata y suaviza la piel, haciéndola flexible. Su efecto persiste por un día.

Es deseable que la composición del cosmético sea NMF (natural moisturizing factor). El factor hidratante natural se define como un conjunto de moléculas hidrosolubles y/o hidrodispersables presentes el estrato córneo de la epidermis y que crean una apariencia de una membrana acuosa. Cuando el cuerpo produce poco NMF, la piel pierde su elasticidad y envejece rápidamente. El uso de suero hidratante con un complejo de NMF le permite restaurar las funciones de retención de agua de la piel. Se trata de un factor hidratante natural que atrae las moléculas de agua como un imán y la piel se vuelve fresca, radiante y más tonificada. Los primeros signos de arrugas desaparecen sin dejar rastro.

Sérum facial en la edad adulta

El uso de suero facial recomendado especialmente después de los 50 años porque las mujeres que han cruzado esta frontera necesitan un cuidado extra de la piel. Los sueros antienvejecimiento tienen la capacidad de restaurar la barrera epidérmica de la piel y fortalecer las conexiones intercelulares. Estimulan la producción de elastina y colágeno, proporcionando fuerza y ​​elasticidad de la piel, además, saturan los tejidos con oligoelementos.

  • Se recomienda el suero bifásico oleoso porque actúa en dos direcciones: Tiene un efecto rejuvenecedor y nutre los tejidos. Este tipo de sérum facial reduce la profundidad de las arrugas, tensa el óvalo de la cara, reduce el letargo y la flacidez de la piel.
  • Los ingredientes antienvejecimiento contienen aceite de semilla de rosa mosqueta, grosella negra, cacao, macadamia, onagra y manteca de karité. El ácido linoleico es rico en valiosos ácidos grasos omega-3.
  • Los complejos NMF contenidos en productos anti-envejecimiento están enriquecidos con pépticos que penetran en las capas más profundas de la epidermis y transportan moléculas higroscópicas hacia ellos. Gracias a la combinación de NMF y péptidos, la epidermis está profundamente hidratada, algo tan necesario después de los 50 años.